Marina Rubino en Sendros

Marina Rubino

Muestra de agua Galería Alberto Sendros

evocar el poder purificador de las aguas: ética y estética.Enrique Ahriman

Agua: bendita, contaminada, cósmica, de lluvia, dinámica, estragos del hielo, inestable, la potencia del vapor, podrida, potable, volcánica, de por sí mágica.

Un vaso de agua calmará el hambre de medianoche en casi un 100%.

El agua provoca un desplazamiento de la ley de gravedad. El instinto de supervivencia frente a una situación límite despierta en los hombres todo tipo de reacciones a simple vista absurdas. El aumento de la fertilidad, la fe, la gracia, la ficción, la risa y hasta el divertimento declaran la vida, bella: difícil tarea la de no estallar en ironías.

Con el agua se puede hacer una película más que un cuadro.
Frente al fenómeno sistemático del deterioro que hace el hombre de sus recursos naturales, Marina Rubino -artista entrenada en el producto documental- descubre el comportamiento que las algas producen en el agua y en el cuerpo humano cumpliendo una función purificadora, un efecto de purga.
El documentalista hace una pesquisa, recaba pruebas de algún hecho. Quien documenta se autodefine. Algas de agua dice Marina, organismos acuáticos, de consistencia gelatinosa y tallos en forma de cintas, filamentos o ramificaciones, algunas sostenidas por una base común, tienen la capacidad de almacenar substancias. Algunas son abrasivas. Por ejemplo, me informa, en la muestra de agua del Pilcomayo hay algas que forman colonias laxas, que son bioluminiscentes y se combinan con otras algas fijas que tienen pigmentos refractiles. Así sucede con las muestras de agua del Atlántico, muestra de agua del Toro, del Titicaca, del Rano Raracu, del Cuarto, del Riachuelo, del CorrentosoSintetiza las formas de las algas y las agrupa en repertorios varios: por color, por especie, por acción. Consciente de la calidad del documental como certificado de mentiras, inventa combinaciones por capacidad de posibles movimientos: algas que expulsan, que repelen, que rotan, que caen, que engordan. También inventa posibles paisajes según la muestra de agua y sobre todas las cosas, las rescata, las convierte en heroínas. Moverse en el agua, flotar, hacer la plancha.

¿acaso una buena obra de arte limpiaría un centímetro cúbico del agua del riachuelo

Diana Aisenberg