Resultados urbanos - Algunos modos naturales

La fruta es el origen, la fruta es el origen y el resultado. Los símbolos
son vías para entender la naturaleza humana y son una gran oportunidad para
la intervención del artista. Las frutas fueron en su origen el núcleo de la
pasión; las frutas son la verdadera carne de la historia. El resultado de la
naturaleza integra semilla y forma; origen y contenido. Fruta y tentación,
fuentes bíblicas. No obstante, los contornos formales de la pasión reciben
luz a través de un mundo de símbolos. Entonces, qué sería del conocimiento
humano sin el artista, encargado de relatarle al mundo el trayecto de esos
símbolos en la Tierra, que crean y recrean un mundo de forma constante.
Las formas son el entorno para un espacio que oscila entre el color y el
tiempo. La obra de arte, así como las palabras, está hecha de formas que
emanan una presencia para finalmente remitirnos a las referencias originales
-ver ancestrales-; trazan un relato de plenitud: Frutas y Flores; una cadena
de limones, un grupo de limones, la familia Limón. Alguien que deja correr
manzanas en un campo vacío. Pulso de morrón rojo, respiración roja. Maíz
espiralado. Después de todo, la creación es una entrega para alcanzar más
allá, siguiendo el mismo recorrido trazado por la primerísma expresión de
vida.

Patricia Merkin