Hotel de Inimigrantes - Montevideo, Uruguay

“en el tiempo de Goethe todavía se esperaba
que las obras de arte inspiren y sean útiles.
Aquellos tiempos pueden regresar”.
Aby Warburg

La pieza proyectada para esta ocasión es la concreción de un montaje que pertenece a una obra mayor titulada Materia Prima Para La Construcción De Una Obra De Arte. Esta materia prima está formada por unidades entregadas por quien guste colaborar. Objetos mínimos que han estado sobre los cuerpos de las personas, que alguien regaló a alguien, que alguien compró para embellecerse o simplemente cargó consigo en su maleta para participar en HDI-04 INSIGHT, actualizan su sentido al constituirse en materia prima para la construcción de una obra.

En esta oportunidad se mezclan bijoux, objetos enhebrables con una o dos perforaciones pertenecientes a muchísimos individuos en cientos de líneas de enhebrados que miden entre uno y dos metros. La recolección comienza a partir de un pedido de donación a artistas, amigos y alumnos de todo objeto con estas características que se encontrara roto o en desuso. El pedido continúa a través de las redes sociales y crece incorporando cooperativas de distribución de productos que eluden la cadena de los supermercados y formando centros de recolección en talleres de artistas en barrios de la ciudad de Buenos Aires extendiéndose en provincias y países.

Todos tienen, todos tenemos algún adorno en desuso, un dije un collar, un arete, algo que tenga uno o dos agujeritos y haya perdido su función.

Cada participante de esta residencia, será invitado a sumarse a esta obra, en el afán de revivir ciertos objetos que han quedado huérfanos.
El montaje final prevé una construcción organizada de modo circular en una sola pieza para ser colgada en la pared. Incluye material ya fabricado en Argentina a la que se le sumará lo producido durante la residencia.

Esta gran obra es un infinito work in progress de creación colectiva que repite la metodología ya probada en obras anteriores. El sistema se erige en la cadena de invitación o pregunta, recolección, selección, edición y montaje. La materia prima se transforma en cada versión de montaje en una investigación sobre la construcción visual y su poder.

La obra se construye a partir de vínculos afectivos y se concreta en el encuentro con el otro, de este modo se constituye en comunidad en sí misma. No es reactiva a la realidad bruta sino que funciona como réplica de ciertos aspectos seleccionados de esta realidad. La obra es motor y generadora de contenido. Las posibilidades están abiertas.

Ver proyectos colectivos en www.dianaaisenberg.com.ar , historias del arte diccionario de certezas e intuiciones; madona protectora de las artes y los artistas; kiosco de artistas(KDA).

Lecturas Alusivas
El Ritual de la Serpiente Aby Warburg
Los Usos de las Imágenes, E.H. Gombrich
Ensayo Sobre El Don, Mauss
Lecturas de Bourdieu: Acción y Sistema en la Teoría de la Práctica, Denise Baranger

hotel de inmigrantes- Montevido

texto catalogo

Quise dejarle algo a Clarita
Este proyecto me encanta, fue la residencia más amable de mi vida. En la más absoluta invisibilidad fantasma, en medio de toda sordidez y desamparo, resalta la conciencia de amistad y colaboración como arma de supervivencia, y el arte claro está, así como lo veo, la única luz posible para alumbrar el mundo infeliz.
oh! por haber tenido un amante es catalogada de loca y la encierran en una torre, lo menos que puede hacer es aparecer todo el tiempo..
Quise dejarle algo a clarita. Sabía que estaba siendo invitada a mostrar en un Museo con fama de museo fantasma. Una mujer niña se aparece y habla durante las visitas guiadas para los colegios. Los pequeños, la ven y la oyen, los adultos le temen o se ríen de ella. Así corre la voz en el país hermano. Pocos son los que se acercan, pocos jóvenes planean muestras en el magnífico palacio, y pocos de sus amigos van a visitarlos en esos eventos. Se dice que el cuadro se cae en las inauguraciones. En la nuestra no se cayó, ni se movió. Se dice que hay ruidos, por supuesto que los hay. Sabia por mis amigos uruguayos que nadie va a las inauguraciones de ese museo. Verdad.
El Blanes, un museo apasionante, prácticamente vacio, sin colección, los mejores cuadros de Figari: los más ignotos, pintados sobre cartón cuelgan la sala roja. Y calcos, muchos calcos en el depósito. Un centro cultural transformado en hotel viviente. Vivimos en el Parque rodeados de familias visitantes los fines de semana, compartiendo el curso de murga para señoras de la tercera edad, uno de los pocos cursos que sobreviven por lo que entendí recibiendo a los vecinos ansiosos por empezar sus cursos y decepcionados ante la respuesta: no hay más.
Más ausencia que otra cosa se veía y no faltaba nada.
La llené de joyas, le hablé a los ojos. Su mirada es lo más penetrante, lo que jamás se ha visto en esculturas de jardín. Su manzana era muy pequeña y la víbora muy grande, así es Eva, la que mira el agua y sus plantas flotantes en la fuente del Blanes. Su mirada tan sufrida tan humana, ¿será que en esos ojos vive Clarita?
Nosotros, los artistas fantasmas y todo el museo. Así nos comportamos presentes e invisibles para la población, produciendo documentos, acciones y experiencias inolvidables para los mismos invisibles que habitamos la ciudad.
Diana Aisenberg-2014

I wanted to leave something for Clarita

I love this project, it was the nicest residency in my whole life. In the utmost ghostly invisibility, in the midst of all squalor and helplessness, the awareness of friendship and collaboration stands out as a weapon for survival, and art, of course: as I see it, the only possible light to illuminate the unhappy world.

oh! she had a lover and so she was catalogued as mad and put away in a tower. the least she can do is appear all the time.

I wanted to leave something for Clarita. I knew I was being invited to exhibit in a Museum which is famous as a ghost museum. A child-woman appears and talks during the guided visits for schools. The little kids see and hear her, the adults fear her or laugh at her. Thus goes the rumor in the sister country. Very few people go there, very few young artists organize shows in the magnificent palace, and very few of their friends go to see those exhibitions. It is said that the picture falls down during inaugurations. It did not fall during our own inauguration, it did not even move. It is said that there are noises, of course there are. My friends told me that nobody goes to inaugurations in that Museum. It is true.

The Blanes is an exciting museum, it is practically empty, it has no collection, but the best Figaris: the most unknown pictures, painted on cardboard, are hung in the red room. And there are replicas, many replicas in the storeroom. A cultural center transformed into a living hotel. We lived in the Park, surrounded by visiting families during the weekend, sharing street-band lessons for lady senior citizens, one of the few courses that still survive -as far as I understood- as the neighbors were excited to start their courses and then disappointed by the answer: no more courses.

There was more absence than anything else, and nothing was missing.

I covered her with jewels, I spoke to her looking at her eyes. Her gaze is very penetrating, it is something never seen in garden sculptures. Her apple is very small and the snake is too big, thus is Eva, she who looks at the water and its floating plants in the fountain at the Blanes. Her gaze, so long-suffering, so humane... does Clarita live in those eyes?

We the phantom artists and the whole Museum. Thus we behave, present and invisible to the population, producing documents, actions and unforgettable experiences for the same invisible individuals that live in the city.

Diana Aisenberg - Enero 2014