Libros

Todas las voces todas
Por Santiago Rial Ungaro

Medio: Página/12
Suplemento: Radarlibros
Ciudad: Buenos Aires
Fecha de publicación: 20-02-2005

La experiencia empezó como “Pequeño Daisy ilustrado”, sección fija de la revista ramona. Ahora, la editorial Adriana Hidalgo decidió publicarlo, en una decisión acertada y caprichosa. Caprichosa porque sus omisiones y sus elecciones son alegremente arbitrarias: si buscamos el significado de la palabra “antropología”, no vamos a encontrar nada. Lo más cercano es “antropofagia”. Después viene “apropiación”, y no está mal: después de todo, Historias del arte - Diccionario de certezas e intuiciones es una suerte de enciclopedia pop en la que, a partir de acepciones no convencionales recopiladas a partir de la pluralidad de voces, se busca proponer un pensamiento colectivo. Más artista que enciclopedista, Aizenberg se toma todas las libertades que quiere, lo que le permite que le parezcan tan válidas las letras de Gilda como Gilles Deleuze y Paul Virilio, así como los mails que recibe en su sección de la revista y puede citar a Clarice Lispector, a Derrida y al antropólogo Marvin Harris, pero también a Chino Soria, a Esteban Castell o a Marina de Caro. Las diferentes voces, anónimas o célebres, le dan calidez y riqueza en contrastes a un libro que, a medida que van pasando las letras, va pasando del formato enciclopédico al ensayo, de los fragmentos de historias a las recomendaciones, de las teorías a las anécdotas. En cierta oportunidad, Brian Eno comparó sus discos con una buena cazuela de mariscos: todo está en algún lugar, aunque a primera vista no se vea. Lo mismo pasa con este libro: ahí hay de todo, y cada lectura es una aproximación diferente.